• Llámanos : (502) 2421-9119 AL 20
30Oct
2017
0

Historia del fiambre.

El Fiambre más allá del aspecto gastronómico, es un medio de unión familiar entre vivos y muertos, por lo que es natural que algunos lo degusten en casa o el cementerio. Es muy aceptada y difundida la historia de que el origen del fiambre se remonta a la época colonial.

 

La población guatemalteca de finales del siglo XVI creó un plato frío especial, para ser ingerido durante las celebraciones mortuorias anuales: el fiambre.

Después de la consolidación de los elementos claves de la cultura guatemalteca, a mediados del siglo XVII y el fiambre quedó arraigado en toda Guatemala como comida del día de difuntos. Se mencionaba ya en recetarios de principios del Siglo XVII y el fraile Tomás Gage se refiere al mismo cuando viajo por Guatemala, entre 1625, 1638.

En particular, el fiambre se afianzó como “comida de muerto” en el siglo XIX. Por su barroquismo y procesos tan elaborados de cocción, expresa la cosmovisión y la manera de ver el mundo del guatemalteco, tanto mestizo como maya. En esa comida puede establecerse toda la identidad del guatemalteco: el uso de las verduras y su aderezado es herencia evidente del mundo prehispánico; el empleo de distintos tipos de carnes y embutidos, de ascendencia española, y el uso de quesos, alcaparras, aceitunas y otras especias, de auténtica herencia árabe. No obstante su origen, la creatividad de las anónimas cocineras guatemaltecas le han dado su connotación especial y nacional.

Cada familia tiene su propio sazón y forma de preparación y se acompaña con postres como Torrejas, Ayote en dulce o garbanzo en dulce.

La tradiciòn sigue viva a pesar de las crisis económicas y la desintegración familiar. Un plato recular de Fiambre podía llegar a costar hasta Q80. En este plato se mezcla casi toda clase de verdura, embutidos, quesos y carnes blancas. El “caldillo” es el ingrediente que da sabor a esta tradición, formado por el agua donde fueron preparados los demás componentes. Actualmente se ha separado en Fiambre blanco, verde y el tradicional rojo.

Lo que dicen las leyendas

Hace muchos años a una señora se le murió su esposo, hicieron un funeral y lo enterraron un primero de noviembre. Cuando se acabó la ceremonia todos los invitados fueron a la casa de la viuda. En la casa de la señora no había nada preparado para servir a los invitados, la señora tomó todo lo que tenía en la cocina y lo preparó y mezcló. De esta mezcla sirvió a la gente y afortunadamente a todos les gustó la comida.

Las señoras se entusiasmaron y preguntaron a la viuda por la receta y el nombre. A ella se le ocurrió en ese momento decirles que era fiambre porque lo sirvió frío.

Envía tu comentario